Tratamiento de varices – Cómo tratar venas varicosas
4.8 (95%) 4 votes

Las varices son una de los problemas más comunes en la sociedad actual. Se trata de una acumulación anormal de la sangre que causa un ensanchamiento y dilatación de las venas. Lo más normal es que aparezcan en las piernas y, pese a que es a menudo un problema heredado, suele provenir de estar demasiadas horas de pie. Y, por supuesto, otro de los sectores muy afectados son las embarazadas aunque, éstas, suelen desaparecer después del parto.




Cómo prevenir las varices

No existe un método cien por cien eficaz para hacer desaparecer las temidas varices. Eso sí, diversos factores pueden ayudar a atenuarlas o, incluso, hacer que algunas de ellas lleguen a desaparecer. Aún así, si deseas prevenirlas puedes coger alguno de nuestros consejos. Por ejemplo, es importante que lleves una vida saludable. El ejercicio es vital para que la sangre de tu cuerpo se estimule y, por supuesto, intenta evitar en la medida de lo posible el azúcar y la bollería industrial. En definitiva, cualquier producto procesado. El azúcar se detiene en tus venas y hace que se ensanchen, de ahí a las varices, tan solo hay un paso. Otro factor a tener en cuenta es la circulación, así que, intenta no utilizar ropa ajustada y no te pongas zapatos demasiado plano o demasiado alto, tus piernas sufren.

Diagnóstico

Si ves que han aparecido las temidas varices y deseas eliminarlas, lo que te recomendamos es que es acudas a un especialista. Él será el encargado de realizarte un detallado análisis para comprobar la gravedad del asunto. En principio no tiene porqué ser grave, pero sí que es cierto que en ocasiones más preocupantes se puede llevar a una hemorragia. Por tanto, en este caso, más vale prevenir que curar. Cuando antes de las trates, mucho mejor.

Tratamiento para las varices

Existen varias formas de tratar las varices y obviamente su aplicación dependerá de la gravedad. Ademas de los remedios naturales en casos más suaves puede bastar con un tratamiento farmacológico que te ayudará a aliviar tus síntomas y, sobre todo, a aplacar la aparición de más varices. En este caso también te pueden ayudar las plantas medicinales y aceites esenciales que, administrados por vía oral o con geles dando un pequeño masaje, pueden mejorar tu circulación y evitar así su aparición.

En casos en los que sea necesario acudir a un médico especializado, él será el encargado de valorar el nivel de gravedad de las varices. En muchas ocasiones se receta unas medias de comprensión que, pese a lo que puedas pensar, resultan de lo más eficaces. Se trata de medias, pantys, calcetines o vendas que ayudan a controlar los síntomas de las varices y a reducirlas pero es que, además, llegan a evitar su aparición.

Con estas medias se consigue ejercer una presión en las venas superficiales para evitar que la sangre se acumule y, por tanto, facilitando la circulación. Debes saber que no son para nada incomodas y que son perfectas para antes y después de la cirugía, en caso de que fuera necesaria. Existen diversos tipos de medias de comprensión que dependerán en gran medida de la gravedad de tu caso. Desde el Tipo 1, ideales para las piernas pesadas o cansadas en las que empiezan a aparecer síntomas de varices, hasta el Tipo 4 en el que las varices ya son crónicas. Estas últimas serán recomendadas por el especialista.

Tratamiento con cirugía

En casos más graves se puede recurrir a la cirugía, pero solo en casos de posible hemorragia. También existe un nuevo tratamiento llamado Escleroterapia que, mediante una inyección, puede hacer que las varices se desvanezcan. Es un método rápido y sencillo que apenas reviste gravedad y que tiene unos resultados óptimos para el paciente.

Otro de los métodos más utilizados es la safenectomía. En este caso se extirpan por completo las venas dañadas tanto internas como externas y que, se vea, que están a nada de sufrir las varices debido a su proximidad con la piel. Durante el procedimiento el cirujano realiza una incisión en la ingle, justo en el lugar donde se encuentra la vena causante de las varices, y se realiza el mismo procedimiento en la zona inferior de la pierna. En ese momento se introduce un cable que llevará la vena de la parte superior a la inferior para que pueda ser extraída. Obviamente es necesaria una anestesia total y la operación dura entre una hora y hora y media. ¿El resultado? Inmediato y exitoso.

Suele darse el alta hospitalaria en tan solo 24 horas y, generalmente, no se suelen dar complicaciones. Eso sí, se recomienda usar medias de comprensión durante los primeros meses tras la operación.

Con todo ello, los especialistas recomiendan tomar una serie de consideraciones a las personas  que las sufren. Por ejemplo, aseguran que no es beneficiosa la exposición al sol durante muchas horas y mucho menos sin moverse, es importante realizar duchas de agua fría en las piernas, no usar ropa ajustada, poner las piernas en alto, hacer ejercicio y, como ya avanzábamos antes, no pasar un largo periodo de tiempo de pie.

Si sufres de varices te recomendamos que sigas estas recomendaciones y ayudes, en la medida de lo posible, a su aparición o las hagas desvanecer. Aún así, como te decíamos, en casos graves es muy complicado que estos métodos funcionen así que, lo más recomendable, es acudir a un especialista que se encargue especialmente de tu caso.