Varices venosas – Conoce el por qué y cómo eliminarlas

Varices venosas – Conoce el por qué y cómo eliminarlas
3 (60%) 2 votes

Las varices venosas son una dilatación anormal de las venas que suele afectar sobre todo a las piernas. Normalmente afecta a mujeres pero cada vez más hombres las padecen. Afortunadamente hay soluciones y no representa un problema médico grave. En este artículo te contamos más acerca de ellas.

Cuáles son las causas que pueden llevar a su creación

Existen diversos factores que pueden desarrollar las varices venosas.

  • El estreñimiento debido a la dificultad que conlleva el retorno de la sangre hacía arriba.
  • La obesidad.
  • Problemas congénitos que conllevan alteraciones en las venas.
  • El margen de edad entre los treinta y los cincuenta años.
  • La postura. El estar de pie demasiado tiempo aumenta la presión venosa.

Las personas más débiles frente a este problema son las mujeres de más de cincuenta años de edad y las personas obesas. Además, la alta presión venosa que se tiene durante el embarazo debido a los altos niveles de estrógenos, también pueden llevar a su aparición.

 Síntomas de las varices

Existen varios síntomas que, si tienes varices, seguro que has notado alguna vez. El primero de ellos es, sin duda, la hinchazón. De hecho, conforme avanza la enfermedad, puede llegar a transmitirse a toda la pierna. En segundo lugar, la pesadez. Seguro que si eres de las personas que tiene que estar mucho rato de pie lo has notado. La solución para este punto es muy sencilla, camina y mueve tus piernas para activar la circulación. Y, en tercer lugar, los calambres y hormigueos. Aunque creas que es por estar en una situación poco correcta, lo cierto es que puede ser resultado de varices que aún no tenemos pero que están deseando salir.

Para mejorar su aspecto y prevenirlas te contamos algún secreto.

¿Qué las provocan?

Para conseguir que desaparezcan te hablamos, como no, de los principales aliados que provocan las varices. ¡Atento!

  • El sedentarismo. Exacto. Tu cuerpo necesita movimiento. Así que tendrás que caminar al menos treinta minutos cada día y hacer algo de ejercicio. De este modo notarás como mejora la circulación en tus piernas.
  • El tabaco. No es bueno para nada y por tanto tampoco lo es para las varices ya que dificulta el paso del oxigeno al reducir el flujo sanguíneo.
  • El sobrepeso. Piensa que nuestras piernas son las encargadas de soportar todo nuestro peso corporal. Por tanto, cuanto más peso soporten más sufren y eso a las varices, ¡les encanta!
  • Los tacones. Además de ser incómodos, hacen que tus piernas sufran haciendo que la sangre no circule de forma correcta. Alterna tacón con zapato plano. Eso sí, lo mejor es llevar una leve plataforma para no tener que usar ni uno ni otro.
  • Ropa ajustada. Es simple. La sangre no tiene opción de circular correctamente y por tanto las varices aparecen.
  • Mala alimentación. Los azúcares llegan hasta tu sangre y hacen que no circule correctamente por tus venas. Elimina los alimentos procesados, incluida la bollería.

Tratamientos para las varices

Existen remedios caseros que pueden ayudarte a disminuir o atenuar las varices aunque te avisamos que eliminarlas por completo es complicarlo. Aún así, esto te servirá para pequeñas varices o arañas vasculares. En caso de que sean grandes será mejor que acudas a tu médico ya que necesitarás una escleroterapia o una operación con láser para conseguir acabar con ellas.

Aloe vera. Esta planta medicinal sirve prácticamente para todo y también para las varices. Utiliza pulpa de aloe vera, trozos de zanahoria y vinagre de manzana. Júntalo todo y aplícatelo como si fuera una crema. Déjala puesta unos treinta minutos y repite la operación dos o tres veces por semana.

Aceites esenciales. Es muy fácil. Hazte con aceite de manzanilla, aceite de almendras, aloe vera, eucalipto, limón o lavanda; da igual, cualquiera de ellos. Aplícalo en los tobillos y sube hacia los muslos haciendo movimientos circulares para poder activar la sangre. Notarás un gran alivio.

Baños. Pon en una tinaja agua, sal marina y vinagre de manzana. Hunde tus piernas en él y espera entre veinte y treinta minutos a la vez que masajeas la zona.

Si notas que tus piernas están cansadas, no dudes en utilizar alguno de estos remedios. Si crees que tus piernas necesitan ayuda médica, acude sin dudarlo a un especialista y ponte en buenas manos.

Deja una respuesta